jueves, 12 de junio de 2014

Orlas devaluadas y otras cosas



         Cuando yo estudiaba tuve que someterme a un examen ante un tribunal a los diez años para superar el llamado “Ingreso” que daba paso al bachiller elemental que, a su vez, acababa con una reválida para poder seguir los estudios del bachiller superior de dos años y culminado también por su correspondiente reválida para poder estudiar el Curso Preuniversitario que acababa en un examen ante un tribunal compuesto por profesores de la Universidad y nunca me hicieron una Orla sino sólo cuando terminé los estudios universitarios y hoy en día se hacen “orlitas” con los párvulos, los que terminan la Primaria, los de la ESO y los del Bachillerato e incluso después de algún curso de enseñanzas no regladas. A mi humilde entender creo que son demasiados panes para tan poco trigo. Menos americanadas y más cambios reales en la educación de nuestros niños y jóvenes porque nos contentamos con adornar las formas pero nadie se implica en cambiar el fondo de la cuestión.
          Por cierto, ahora que estamos con el asunto educativo:
¡Bien! por los Centros Escolares que han vuelto a reunir a la Familia Educativa por la tarde para celebrar el fin de curso todos y todas juntos y muy mal por ese colegio que sigue empecinado en ignorar a los padres y madres por mucho que éstos y éstas estén siempre dispuestos a trabajar por el bien de su centro.

3 comentarios:

  1. yo que tengo hijos en edad escolar y en distintos niveles, he de decirte que el comadreo con los papis a veces es demasiado cansino, ya que estamos en un punto que no vemos nada malo de nuestros hijos, ellos son los más guapos, los más altos y por supuesto hijos modelos, nunca hacen nada y si los de los demás, por eso a ese tipo de reuniones voy lo justo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Acabamos de descubrir tu blog y te seguimos desde ahora. Ojalá que también te guste nuestro espacio :D

    ¡Un abrazo grande de parte de los tres!
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar