sábado, 20 de septiembre de 2014

Imposible



Mi más ferviente deseo sería escuchar de sus amados labios una descripción del amor que me profesa pero por mucho que lo intento no puedo… desgraciadamente soy sordo como una tapia.

1 comentario:

  1. a veces es lo mejor, ser sordo.... porque para lo que hay que oír!!!!

    ResponderEliminar