martes, 14 de octubre de 2014

Sensual / Sexual



Yo tuve el privilegio de guiarte
por caminos que tú no conocías.
Caricias, besos, placer y desafío
por el tiempo llevaron nuestras vidas.
Con los ojos cerrados recorrí
los diversos perfiles de tu cuerpo,
desde el cálido pecho protector,
hasta tu espalda dulcemente rematada
por la zona sensible de tu nuca
que se cubre el pudor con tus cabellos.
Cada vértebra besé, cada músculo lamí,
cada parte reavivaba el calor de mi deseo…
entregado a irresistible tentación
mientras mis labios probaron el sabor
del escondido tesoro de tu sexo.

2 comentarios:

  1. Es un camino que conviene recorrer bien acompañado.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  2. un dulce recorrido hasta llegar a la guinda del pastel!

    ResponderEliminar