domingo, 17 de febrero de 2019

FRÍO


El resplandor dorado de la Mimosa
es precursor del cárdeno crepúsculo
que despide las tardes del invierno
dando paso a la noche de negrura
que llama a las heladas y congela
las gotas de rocío en la mañana.
Incluso el mismo aire se hace sólido,
como si fuera hielo, en los pulmones
y nos hace imposible el suspirar
cuando no el respirar que nos da vida.

miércoles, 13 de febrero de 2019

BOLERO DE MI SUFRIR


Mejor será dejarlo,
así no puede ser,
seguir sin tu cariño,
seguir con mi sufrir.
Mejor será olvidarnos
de todo lo que fue
pues si tú no me quieres,
tampoco te querré.
No voy a ser el tonto
que se deja el amor
tirado por los suelos
besándote las huellas
que pisas sin piedad,
matando sin sentido
el amor que te di,
el amor que tuvimos
el amor que vivimos
el amor que viví.

domingo, 10 de febrero de 2019

TAN DENTRO DE MÍ


Te metiste tan dentro
que por más que lo intente
nunca podré sacarte.
Eres ya mi otro yo
que vive dentro mío
y que nadie sabrá
que en uno somos dos.
El día que tú mueras,
me moriré contigo
porque solo no puedo
esta vida vivir.

viernes, 8 de febrero de 2019

Mis crónicas de Palma: undécima entrega


En el coro del Centro Filarmónico Maestro Eloy Viro conocí a los componentes del grupo donde estuve cantando durante un buen puñado de años: Azahares.
Con el Grupo Folk Azahares ganamos el concurso de RTVE “Gente Joven” y participamos en unos cuantos programas de televisión en Navidad y otros momentos. La final, que fue en Málaga, nos enfrentó con el Grupo Aliara de Pozoblanco y, sobre todo, con el Grupo Achamán, que era el vivero del archifamoso grupo canario “Los Sabandeños”. Aquellos momentos de éxito y felicidad no podré olvidarlos ni aunque cien años viva.
En los Carnavales hacíamos una murga con los componentes de Azahares y los amigos que hacía las delicias de la gente que nos escuchaba el domingo de Piñata por las calles del centro de Palma del Río.
El tiempo que participé en Azahares fue muy gratificante para mí no sólo por el divertimento artístico sino porque estaba ensayando con el grupo cuando mi amigo Pepe González vino a darme la noticia de que mi hija acababa de nacer. Salí pitando para mi casa y al día siguiente estábamos Martina y yo en Madrid recogiendo a la niña.
A la vuelta, El Grupo Azahares le cantó una serenata a nuestra hija la primera noche que pasó en Palma del Río.


jueves, 7 de febrero de 2019

Mis crónicas de Palma: décima entrega


         El febrero de 1981 fue de lo más dramático para mi existencia en Palma del Río. El día 13 murió en accidente de tráfico mi compañero y amigo Luis Daniel Martín Luaces que había venido al colegio Séneca en septiembre y con quien hice una gran amistad corta pero intensa y a quien dediqué un pequeño poema que transcribo a continuación:
                           
A LUIS DANIEL

Con las primeras aguas te marchaste
hacia el silencio gris de madrugada
dejaste tu sonrisa en el vacío
de los que aquí en vano te aguardaban.
Adiós, amigo, espérame mañana.
Continuaremos luego, en otro tiempo,
lo que esta hora interrumpió malsana.

         Luego, el día 23 sufrí el susto mayúsculo del golpe de Estado de Tejero y me pasé la noche en vela con la oreja pegada a la radio.
         En abril mi vida cambió. Entré a formar parte del coro del Centro Filarmónico Maestro Eloy Viro y conocí a personas que han tenido importancia en el resto de mi vida.

miércoles, 6 de febrero de 2019

Mis crónicas de Palma: entrega novena


         El descubrimiento de los Carnavales de Palma fue para mí como volver a la infancia cuando mis tías me llevaban al barrio cordobés de La Huerta de la Reina donde vivía un hermano de mi abuela, mi tío Manolo, con su familia. Allí mi tío Fali, sobre todo, aunque también su hermana Luisa (hijos del tío Manolo) se disfrazaban todos los años y salían a la calle con sus murgas cantando coplas que yo no entendía muy bien pero que conseguían hacer reír a la gente que las escuchaba.
         Cuando el domingo de Carnaval de año 1979 yo salí a ver las máscaras de las que tanto me hablaban mis compañeros del colegio San Sebastián y quedé tan encantado y tan motivado que el domingo de Piñata ya estaba en la calle disfrazado de médico con la bata de laboratorio blanca y un fonendo que me hice con unas gomas y que se me perdió en el segundo bar.
         Fue a partir del año 1980 y durante algunos más cuando comencé a disfrazarme en solitario el domingo de Carnaval y con la murga de Rafalito Carmona el de Piñata. Después vendrían las murgas de Azahares pero esa es otra historia.

martes, 5 de febrero de 2019

Mis crónicas de Palma: entrega octava


No puedo olvidar en estas crónicas hablar de los Carnavales (con mayúscula) en nuestro querido Colegio Séneca. Aquellos carnavales en los que participaban todas y cada una de las aulas (con alguna excepción que no vamos a nombrar para no dejar a nadie en mal lugar), digo que participábamos todos porque cada una de las clases se disfrazaba (incluida su maestra o maestro) de un tipo carnavalesco diferente y cantábamos nuestros cuplés en el patio rivalizando de forma sana y simpática.
         Después de la competición de murgas y chirigotas, salíamos todo el colegio andando en Pasacalles hasta el centro de Palma donde nos divertíamos cantando por las esquinas hasta que la noche del Martes de Carnaval nos echaba a nuestras casas.
         Un año incluso hicimos un tren de cartón con el que nos desplazamos hasta la calle Feria y otra vez nos vestimos de brujos y brujas e hicimos un pasacalle el Domingo de Carnaval.

miércoles, 30 de enero de 2019

BOLERO DEL RECUERDO


Te quise con locura
o al menos me parece
porque aquellos recuerdos
no están muy frescos ya.
Fuiste mi inspiración,
estabas en mi mente
mas, desgraciadamente,
ya no te tengo aquí.
Recuerdo aquellos días
en una nebulosa
como si fueran sueños,
como algo ajeno a mí,
como algo tan lejano
que parece perdido,
cerca del horizonte,
como algo que no fue.

sábado, 26 de enero de 2019

BOLERO DE LA ESPERA


Tan sólo fue un momento,
un instante tan sólo,
pudo ser el comienzo
de un amor sin final.
Todo lo que quería
era ver tu sonrisa,
todo lo que quería
era sentir tu amor.
Por eso te esperaba
cada día y cada noche
sin decirte un reproche,
sin escuchar tu voz.
Tan sólo te miraba
esperando palabras
que nunca pronunciaste
pero yo las oía
sin duda imaginaba
o era que las sentía
con todo el corazón.

martes, 22 de enero de 2019

BOLERO ILUSIONADO


Si un día me preguntan
por qué sigo queriendo,
seguro que diré
que no sé de otra forma
para poder vivir,
pues sin querer no puedo
ser un feliz mortal
que vive de prestado
atado a una ilusión
que me hace continuar
la senda que emprendimos
cogidos de la mano
sintiendo como late
un solo corazón
puesto que se fundieron
hace tiempo los nuestros
y nunca, nunca, nunca
se van a separar.